, ,

Cómo hacer frente al conflicto

Cómo hacer frente al conflicto

En el mundo de los negocios, está bien ser un guerrero, siempre que ganes. No nos malinterpretéis, puedes perder alguna batalla pero si siempre pierdes las guerras, tu negocio no será un éxito. Prepárate, porque la convivencia con los diferentes stakeholders (ojo si no hablas inglés) de tu mercado no está libre de conflicto.

el-club-de-la-lucha-2

Por conflicto entendemos esa situación en la que se enfrentan dos intereses diferentes. Conseguir ambos objetivos no es tarea imposible pero requiere alguna habilidad y estrategia concreta. Hoy compartimos un par de trucos1 para lidiar bien cualquier batalla… para alcanzar ese equilibrio perfecto entre dos intenciones distintas. Vamos.

Apuesta por la honestidad: la verdad no tiene que ser agresiva y no implica (forzosamente) perder una buena relación con otro jugador. Expresa tu opinión y hazlo de forma constructiva. Las personas no se ponen a la defensiva por un tema concreto de conversación, sino por la manera de llevar la conversación. No es la verdad lo que ofende si no la maldad utilizada para decir esa verdad.

Combina hechos con emociones: Las emociones son un argumento muy potente pero acompañadas de hechos concretos, lo son más aún. Tal momento me hizo sentir de esta manera, tal comentario, tal hecho…. Potencia tu argumentación alejándola de la simple subjetividad. Si tu interlocutor recuerda el hecho como lo cuentas, no dudará de tu sentimiento… y amigo, los sentimientos mueven.

Demuestra interés por el otro: Una buena manera de bloquear comportamientos defensivos en tu interlocutor es mostrar una curiosidad real por sus inquietudes e intereses (NO a los hipócritas, ¡ya!). Arranca tu negociación con una pregunta que te permita ponerte en la piel del otro, así le predispones a escucharte. Aplica el truco: “la mejor manera de persuadir a alguien es escuchar” (Dean Dusk).

Responsabilízate de parte del problema: sí, es un poco victimista pero funciona. Tu interlocutor no espera que asumas la responsabilidad o culpa de un conflicto, así que puedes aprovechar esa “sorpresa”, para ponerle a tu favor. Está mal que lo digamos pero la lástima también convence.

Vence el miedo: La mejor manera de vencer el miedo a decir algo es analizar las consecuencias de no decirlo. Para transmitir una opinión de forma correcta, no hay que ser más valiente que otros, basta con ser preciso. El análisis concreto de ventajas e inconvenientes de decir lo que uno piensa te permitirá priorizar lo importante, tomar la decisión adecuada y afianzar tu confianza al decirlo. Para que luego digan que la información no es poder.

Que quede claro: lo ideal no es evitar el conflicto si no resolverlo… y para eso hace falta plantarle cara. La manera en que lo hagas te beneficiará o perjudicará en el futuro. Comentarios aquí o a neto@infoempresa.com.

1 Artículo traducido de Journal Du Net, de una crónica original de Dagmar Doring (ver artículo en francés)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *