, ,

Entrevistas de trabajo: 7 obviedades no tan obvias

Entrevistas de trabajo: 7 obviedades no tan obvias

Parece obvio pero a veces nos olvidamos: en una entrevista de trabajo el responsable de selección nos examina. Evalúa todo, lo que dices, lo que callas, lo que expresas y lo que piensas. Lo que llevas, lo que falta, lo que ofreces y lo que dudas… TODO. En este post te lo contamos como nadie antes lo había hecho: sin filtros.

1.- Sí, la apariencia física importa así que arréglate un poco: la ducha siempre está bien vista. Ya no entramos en corbata sí o corbata no, eso dependerá de la empresa, el puesto y la actividad. Lo importante es tener en cuenta que los entrevistadores también tienen olfato y gusto, aprecian el esfuerzo estético, así que descarta el chándal con tacones (tradicionalmente: elegante pero informal). Y sobre todo, evita que piensen que te acabas de levantar de la cama.

2.- Generalmente buscan un adulto por lo que es recomendable mirar a los ojos: sin desafiar pero con seguridad. No es un duelo en el oeste, es una entrevista. La capacidad para transmitir emociones y empatía a través de la mirada dice mucho de un candidato. Por lo menos dos cosas: es humano y parece honesto (has leído bien, “parece”). Los de RRHH no son desconfiados por naturaleza pero detectan el miedo y la soberbia. Cuidado con esto.

3.- Nadie, ni siquiera los entrevistadores (pobres que a veces se repiten hasta el infinito) se cansan de escucharse, así que déjales y aprovecha para hablar poco. Modo peli americana del ejército, “responde a lo que se te pregunta y cuando se te pregunta”. Créenos, lo decimos por tu bien, es muy fácil meter la pata.

4.- Otra cosa que no puedes olvidar: los entrevistadores tienen corazón y, mientras seas candidato también tienen poder. Esto significa que tienes que tratarles bien. El límite entre el peloteo y el halago puede confundirse, pero entre el insulto y el desacuerdo no. No te metas con él ni con la empresa, porque la siente como propia.

5.- La honestidad está menospreciada en los tiempos que corren y sin embargo es importantísima. En las entrevistas de trabajo, mucho más. Así que no mientas nunca. No inventes éxitos y no difundas fracasos si no tienes un aprendizaje adquirido de cada uno de ellos que puedas demostrar.

6.- Hay dos tipos de candidatos que siempre se quedarán en candidatos: el que todo lo sabe y el que ni siquiera ha entrado en la web. Demostrar que te interesa la compañía y el puesto siempre es positivo y te permitirá hacer las preguntas adecuadas… más posibilidades de éxito. Ojo: los de RRHH saben más y conocen mejor su empresa y sus productos, no te pases.

7.- Humor: evítalo si no eres Dani Rovira.

Que quede claro: los entrevistadores como los periodistas (el gremio me agradecerá este tip) NO van a pillarte, pero si detectan algo raro indagarán… no se te ocurra abrir la caja de Pandora.

 

Si estás pensando en fichar por una empresa, echa un vistazo a nuestro post sobre nuevo trabajo.

 

3 Responses
  1. Completamente de acuerdo con todo, aunque matizaría el punto 3. Es cierto que hay que dejar que hablen ‘para que así sean felices’. Pero si no dejamos nuestra impronta (aportando contenidos de calidad), cuando termine la entrevista, se van a olvidar de nosotros.

  2. Hola
    Gracias por los comentarios, verdaderamente a tener en cuenta.
    Sin embargo estoy en desacuerdo con el punto 2 en defensa de la parte del candidato.
    Una entrevista es in intercambio de optiniones, si el candidato esta en desacuerdo con algun acpecto, sin necesidad de ser mal educado, van a aparecer cierto gestos body language, incontrolables por el candidato que indican desprobacion, pero no es con la intencion de herir los sentimientos del entrevistador sino en defensa de intereses y valores propios a los que el candidato tiene todo el derecho a defender.
    Con frecuencia, las empresas tienden a invitarte a una entrevista con fecha y hora sin haber dado suficiente informacion al candidato sobre el puesto, y el candidato se encuentra ya en desventaja y todo termina en perdida de tiempo y recursos economicos. Cuando hay agencias intermediarias existen malentendidos entre el agente que vende al candidato a la empresa y al mismo tiempo vende al candidato el puesto y la empresa con expertaciones un poco fuera de la realidad.
    Existe cierta presuncion del la gente de RRHH en la que asumen que el canditao siempre va aceptar una oferta de trabajo si estos le ofrecen una, hay que entender que tiene que haber mutuo endentimiento en todas las condiciones.
    Por ultimo me pregunto con el mercado actual español, con una gran cantidad de candiatos para cierto puesto, como los profesionales de RRHH proceden a la seleccion correcta del candidato. Espero que en la mayor parte de los casos con plena professionalidad con el fin de no desperdiciar recursos humanos tan necesitado en estos tiempos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *