, ,

Compromiso de transparencia

Compromiso de transparencia

El concepto de transparencia no es, a priori, sencillo de entender. Lo que sí que es, es actual. La palabra transparencia se ha colado en titulares y colocado en labios de políticos, empresarios y líderes de opinión de toda España. Tanto es así que ha sido materia de regulación de las instituciones europeas y locales, convirtiendo en relevante algo que antes parecía poco importante.

Pero el valor de la transparencia no proviene de la ley que todos conocemos y que ha puesto a nuestra disposición el sueldo de ministros y gobernantes. Cuando en 1988 la ley del Mercado de Valores exige a las empresas cotizadas publicar resultados de forma periódica, dedicar recursos a la comunicación con accionistas y elaborar extensas memorias anuales, ya estaban hablando de transparencia. Parece evidente: “oigan, si van a utilizar el dinero invertido de otros, es obligatorio informarles de toda la actividad”.

transp-2

Esta misma idea puede aplicarse a las instituciones públicas perfectamente: “si van a invertir el dinero de los contribuyentes, es obligatorio mantenerles informados de todo.” Porque al final todos los españoles somos inversores del Estado. El caso es que la transparencia de las instituciones públicas se vuelve obligatoria y distintas normas legales empiezan a regular este compromiso. Una que nos impacta de forma directa es la directiva de 2013 sobre la reutilización de la información pública que tiene fecha límite para transponerse al derecho local el próximo 18 de julio. Los españoles somos de los que apuramos. Básicamente obliga a las instituciones a poner la información que manejan a disposición de todos. Así, la información pública empieza a fluir en portales Open Data que surgen por comunidades y provincias de forma un poco caótica. Y ahí entran las iniciativas privadas como el nuevo Mapa de Directivos de nuestros compañeros de Infoempresa.com. (Nunca hemos escondido nuestra relación, bienvenido).

Hablamos de la primera herramienta interactiva de identificación de cargos registrales y de relaciones entre directivos con actividad en España. Basándose en los datos proporcionados por las distintas fuentes públicas, ofrece al usuario una información muy elaborada, muy concisa, muy clara y muy útil. Como dice @pablotur “transformamos información en conocimiento”.

Y una última idea: Transparente no implica gratis. Los organismos públicos venden su información y las empresas privadas también. Este mercado facturó más de 1.000 millones en 2014… una vez más queda demostrado que la información es más que poder.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *